Carta a un amigo empresario en tiempos de crisis económica

0
204
carta maquina de escribir - carta amigo empresario en crisis económica - Encontrario

Carta a un amigo empresario. Originalmente posteada en mí blog de consultoría empresarial NS Consultoria. Reproducida aquí por su masiva divulgación es en estos momentos de crisis e incertidumbre económica

Querido amigo empresario,

Seguro hoy usted se va a dormir con el corazón lleno de preocupaciones pues todo lo que usted pensaba que iba a lograr este año, probablemente no va a salir como usted quería. Para este momento usted ya tiene claro que está en medio de una crisis económica:

  • Sus expectativas de ventas no se van a cumplir
  • Sus costos han cambiado por la tasa de cambio
  • Su utilidad esperada es un sueño lejano
  • El presupuesto que se hizo ya es historia patria

Para este momento, su flujo de pedidos se ha congelado, nadie le ha consignado hoy en la cuenta y tiene una pila de cuentas por pagar en la tesorería que no da espera y sus proyecciones de flujo de caja en Excel, parecen una obra de ciencia ficción de otra época. Escribo esto con la autoridad de haber vivido ya una crisis económica similar; sin el agravante de una pandemia mundial; estando a la cabeza de una empresa en el periodo 2008-2009, período que me dejó amplias lecciones de vida.

Psicológicamente usted se está derrumbando y en su mente ha generado 5 versiones del peor escenario posible. Ha dormido estos días, pero no descansa. Mira los periódicos y las noticias, y hay un nuevo hecho histórico en cuanto a % de caída de la bolsa o subida del dólar. Cada vez que timbra el celular, es algo peor. Literalmente a usted se lo llevó el carajo con el peso del mundo sobre sus hombros.

Si cree que lo describí correctamente, es porque, viví exactamente esto. Pero si estoy acá para contar la historia, es porque lo sobreviví y usted también lo va lograr. Pero no espere que sea sin costo. Este obstáculo en el camino le será muy útil a futuro, pues desarrollará capacidades que usted no conocía ni consideraba importantes.

La psicología humana y el liderazgo

Cada empresa es diferente y cada negocio tiene particularidades, pero hay algo que es igual para todas las ocasiones y es la psicología humana. Somos seres comunitarios que esperamos el liderazgo de alguien más. Tenemos mentes que son expertas en crear catástrofes en cuestión de segundos, y esto es producto de nuestra neuro-biología y es lo que nos permitió durante miles de años sobrevivir en ambientes agrestes, huirles a animales salvajes y escapar de peligro. Esta parte de nuestro cerebro es nuestro reptiliano, el cual sabe tres acciones básicas que son: huir, pelear o congelarse.

Vivir en modo reptiliano activado, consume una cantidad de energía vital que no podemos invertir en otros aspectos de la vida.

Esta es una prueba de liderazgo que cae sobre usted y siendo usted la cabeza de la micro sociedad que es su empresa, todos los ojos están puestos en usted y usted es el termostato emocional de su empresa. Sus empleados esperan que usted se comunique con ellos, les de explicaciones y les de ilusión de que esta situación pasará y todo estará bien. No crea que cuando Winston Churchill en la segunda guerra mundial decía continuamente que “lucharían hasta la victoria y hacia el símbolo de la V con su mano”, él ya tenía la victoria asegurada. Hasta el final tuvo grandes dudas personales y sensaciones encontradas por sus fracasos como ministro de guerra en la primera guerra mundial (incidente Galipoli). Pero él sabía que debía decir la verdad, que se venían tiempos oscuros y difíciles, pero comunicaba la ilusión de que saldrían victoriosos.  

Lo primero que le digo es: no intente ser Superman. No lo va a lograr. Intentar ser una persona de acero, sin sentimientos no es sino muestra de que aún no se conoce a usted mismo.

Primer Consejo: Salud mental

Su primer objetivo debe ser cuidar su salud mental. De esa pensadera y “maquinación” no llega sino un síndrome de ansiedad. De una ansiedad mal manejada llega una depresión. Ambas situaciones cambian la forma en que su cerebro funciona, y no para bien. Los efectos son de por vida, pues sus neuronas acaban de hacer nuevos caminos que nunca olvidarán. Su química cerebral empezara a jugar en contra de usted.

Si siente que se le va a explotar la cabeza, pida ayuda. Puede que con un psiquiatra y unas góticas de alguna cosa, recupere usted su paz interior y baje el ruido, para enfrentar lo que se viene. No le de pena pedir ayuda por estigma social y familiar. Si es así, pues hágalo y no le cuente a nadie pero si cuenta, muchos lo apoyarán y ahí sabrá usted con quien cuenta en los tiempos malos.

Si su cabeza va a explotar y usted no hace nada, tendrá consecuencias físicas y psicológicas por años. Así estén sumergidas en su subconsciente, ahí estarán y tarde que temprano subirán a la superficie pidiendo que les den atención.

Si tiene la cabeza dándole vueltas, seguro no va a poder meditar por más que ensaye. Irse a una cueva en el Himalaya no es una opción viable en este momento.

Ensaye más bien escuchar meditaciones guiadas relajantes. Hay apps, YouTube ect..

 Haga ejercicio, en el cual realmente sude y que el esfuerzo corporal lo saque de su mente. Una caminata puede funcionar también, pero su pasividad deja más espacio a la mente y su objetivo debe ser aterrizarse en su cuerpo.

No deje que su salud mental se arregle solita. Ayúdese.

El segundo consejo: Entienda que la situación no está en su control

Por más que usted piense, nada está en su control. Ni lo que hagan en la reserva Federal con las tasas de interés, la pelea del Rey de Arabia Saudita con Vladimir Putin, ni lo que decida hacer el presidente de su país.

En este momento de crisis económica usted puede controlar lo micro, no lo macro. No puede controlar que van a hacer sus clientes y cuando lo van a hacer.

Le diría que el tercer objetivo es hacer todos sus planes de recortes, pero mi propósito no es ese.

Acá entra a jugar la ley del karma, la cual lleva un sistema de contabilidad propio. Si usted quiere que haya buenas acciones sobre usted, hágalas sobre otros.

Trate de salvar la gran mayoría de empleos que pueda, el que salga no va a encontrar oportunidades en este ambiente de crisis económica por un par de meses como mínimo. Sé que no siempre será posible, pero ese esfuerzo de cuidar sus empleados, le será recompensado por la vida más adelante. Soy empresario, sé que hay veces no hay opción más que recortar, pero trate de mirar e imaginar otras opciones antes. Aquí desarrollará la empatía, ponerse en los zapatos del otro.

Si su situación de solvencia lo permite, ayude con pagos a aquellos proveedores suyos que le pidan y que usted sepa que dependen de usted para ellos mismos cumplir y no quebrarse. Si usted ayuda, hasta quizás un cliente le puede decidir prestarle plata sin intereses como me pasó a mí en alguna ocasión en que estaba muy apretado. Una de las muchas.

Recuerdo esta situación de crisis económica en ese periodo de 2008-2009 (me reservo los nombres de ambas instituciones financieras, pues con todas hay que estar en buenos términos).

El Banco A, me dice que ya no soy sujeto de crédito, que me han quitado la línea de crédito y que debo pagar mis cartas de crédito con las que financiaba mis importaciones, es decir, una pérdida de liquidez muy significativa para mí.

El Banco B, me pide una cita y me dice: ¿cómo le puedo ayudar? Es más, ya juntamos todos sus créditos, extendimos el plazo de pago para que baje la cuota y libere flujo de caja.

Nunca olvidaré esa sensación de alguien darme la mano en un momento difícil como lo fue para mí esa crisis económica de 2008-2009.

Esté abierto a negociar cosas que antes no eran negociables. En estas épocas hasta las propuestas mas irrazonables, pueden ser muy lógicas.

Tercer consejo: abra sus canales de abundancia

Esto no quiere decir, que gaste dinero innecesariamente. Es decir, guarde sus energías, pero aun así gástelas para que el ciclo energético del dinero no se rompa. No se vea a si mismo como un empresario fracasado o en problemas, usted es uno más entre muchos con problemas. Siga vendiéndose como alguien exitoso y próspero. En la crisis que tuve contacté todos los bancos con los que no tenía relación, y les presenté mis nuevos proyectos de expansión. Unos me dijeron que no estaban abriendo nuevos clientes y a uno le encantó el proyecto y me abrió la línea de crédito más grande que tenía la empresa. No se si fue un ángel que me ayudó, pero en ese momento fue un salvavidas impresionante. Hay que tener fe en algo superior que lo soporta a uno, pero las crisis económicas llevan a búsqueda espiritual, pues ahí conoce usted sus limites de control y entiende que ese control era solo una ilusión.

No deje de pedir abundancia al universo, pero eso solo funciona si usted no cierra su ciclo del dinero, es decir, hay que gastar algo también. Puede que, en la fiesta de diciembre de este año, sea pálida a comparación de la del año pasado, pero no deje de hacer una pequeña reunión. La intención es lo que cuenta.

Por último, recuerde la lección principal de Victor Frankl, quien sobrevivió a los campos de exterminio Nazi. Usted no puede manejar su situación, así como Frankl no podía hacer nada al respecto de estar encerrado en un campo de concentración viendo la muerte a diestra y siniestra. Lo único que usted puede hacer es cambiar su “perspectiva” sobre la situación, y hacer de esta lo mejor que pueda.

Es muy posible que usted de esta crisis económica :

  • Salga más endeudado de esta crisis
  • Quizás más pobre a nivel patrimonial
  • Que muchas personas reprochen sus errores, que seguro los va a cometer

Pero si usted sigue algunos de mis consejos empezando por cuidar su salud mental, logrará salir de esto y será una anécdota más que usted considerará que lo formó y le cambio su visión del mundo redefiniendo que era lo importante y que no era.

Atentamente

Nathanel Serebrenik

[email protected]

www.nsconsultoria.co

Recomiendo

Puede leer libros que le ayuden a entender mejor su situación y le den nuevas perspectivas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here