El día en que todo cambió: el final del patrón del oro

0
224
Richard Nixon
Richard Nixon

En este post, me referiré a el final del patrón del oro en 1971 por parte de Richard Nixon y el ex presidente de la FED Paul Volcker.

Te recomiendo leer antes: Lo que todos quieren entender sobre el Oro

Generalmente es difícil decir que un solo día cambió todo. Hay fechas que marcan la historia, pero estas generalmente son rompimientos de paradigmas que se habían empezado a resquebrajar. El caso del abandono del patrón del oro por parte de los Estados Unidos es uno de estos casos.

Los 60’s, una época extraña

Hay que entender que la década de los 60’s trajo una cantidad de cambios que rompieron con el sentido de orden que tenía la década de los 50’s. Esta década trajo consigo eventos:

  • Woodstock, la revolución hippie a la rigidez de la generación de la guerra
  • La guerra fría y la guerra en Vietnam
  • El aterrizaje en la Luna
  • El asesinato de John F. Kennedy

Prosperidad en declive

Estados Unidos había pasado de ser un país que prestaba dinero a otros países, a ser un país deudor. La economía pasaba por una gran perdida de competitividad y el lastre de las deudas de la guerra de Vietnam así como, las grandes inversiones en armamento de la guerra fría con la Unión Soviética junto con el mayor gasto estatal por parte de las políticas de gasto público para disminuir las tensiones sociales por parte del gobierno de Lyndon Johnson, llamadas “La Gran Sociedad – The Great Society”, volvieron la deuda un lastre en la economía.
Los efectos internacionales de la economía americana eran que los Estados Unidos ya no podía sostener la idea de que tenían suficiente oro para respaldar sus deudas. Contaba solo con 12 billones de dólares en oro frente a deudas de cerca de 70 billones de dólares, por lo que el mundo veía como sus inversiones en dólares cada día estaban respaldadas en menos oro físico. El resto del mundo veía como Estados Unidos creaba dólares sin respaldo y por lo tanto sentían que exportaba su inflación a otros países.

Los marines en Vietnam

El resto del mundo veía como Estados Unidos creaba dólares sin respaldo y por lo tanto sentían que exportaba su inflación a otros países.

El nacimiento de la globalización: una telenovela

La cadena de eventos que llevo a que Richard Nixon decidiera acabar con la convertibilidad del oro al dólar el 15 de agosto de 1971, empezó con la crisis en balanza de pagos de Gran Bretaña, bajo el gobierno del laborista Harold Wilson. Esta devaluación de la libra de un 14 % rompía lo pactado fundamentalmente en Bretton Woods sobre movimientos de divisas, pero según el gobierno era la solución a los problemas económicos británicos.
Viendo que ya las reglas no estaban funcionando, el presidente francés Georges Pompidou ordena una fragata de la armada francesa, navegar a los Estados Unidos a recoger el oro físico de Francia en el fuerte Knox para que este fuera guardado en París. Su lógica era que dado que los estados firmantes de Bretton Woods ya no estaban respetando las reglas, el tampoco iba a dejar las reservas de oro de Francia en manos de otros. Curiosamente esta fórmula se ha venido repitiendo los últimos tres años que muchos países han repatriado su oro físico desde bóvedas en Nueva York y Londres a sus países de origen.

Esta repatriación de oro físico, repetida por los británicos unos días después, llevó a que Nixon tomara la decisión, soportada por su consejero económico, el futuro presidente de la FED Paul Volcker, a terminar unilateralmente el compromiso de los Estados Unidos con la convertibilidad del oro frente al dólar a un valor fijo de onza de 35 dólares. Con esta decisión moría el mundo posguerra de Bretton Woods y nacía la era de la globalización.

El dolar es su problema


Este nacimiento fue turbulento, pues movió los fundamentos económicos del mundo de una manera que pocos podían predecir. Cuando los países europeos se quejaron, la respuesta de los estados unidos fue: El dólar ya es “su” problema, no el nuestro.
Así que por medio de esta acción unilateral, el dólar deja de estar respaldado en el oro y solamente a la merced de la FED y de la fe en la economía americana.
Los efectos no se hicieron esperar.

Cuando los países europeos se quejaron, la respuesta de los estados unidos fue: El dólar ya es “su” problema, no el nuestro.

Lee sobre los 5 efectos que tuvo el fin del patrón del oro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here